Lavs Hispaniae
Login Registrarse FAQ Miembros Buscar Lavs Hispaniae





Recomendar <br>Lavs Hispaniae
Recomendar
Lavs Hispaniae
EL FIEL AUXILIO DE LOS DE TLAXCALA

 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Portal » Foros de discusión » Historia de España » Edad Moderna
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
wad ras





Registrado: 31 Dic 2010
Mensajes: 518
Ubicación: Granada (España)



MensajePublicado: Mie Ago 31, 2011 8:40 am    Asunto: EL FIEL AUXILIO DE LOS DE TLAXCALA Responder citando

En la historia de la heroica gesta de la tropa de Hernán Cortés en la conquista del Imperio Azteca hay ciertos episodios no muy conocidos. Ciertamente a estas alturas está sobradamente documentada la proverbial política de alianzas que Cortés impulsó con paciencia y sumo tacto, para ir movilizando en su empresa a los pueblos sometidos al Imperio Azteca. De entre esos pueblos aliados ninguno desempeño un papel más decisivo que el de Tlaxcala. Y a ellos quiero dedicar este post, a la manera de tributo histórico.

No nos engañemos, hablo de tributo histórico, que no de una visión idealizada y romántica del pueblo tlaxcalteca. En ellos, como en los aztecas, eran comunes prácticas sangrientas que los españoles repudiaban, y que el propio Cortés tuvo que soportar en sus comienzos sólo por motivos de pragmatismo político en la alianza formalizada.

Situémosnos en los antecedentes. Corre el mes de agosto del Año de Nuestro Señor Jesucristo de 1519, cuando la reducida, pero aguerrida y curtida tropa de Cortés llega a los dominios de Tlaxcala. Desde su salida de la villa de Veracruz, Cortés había ido tejiendo una seda de alianzas con las diversas tribus con que había topado, mediante una magistral combinación de diplomacia, fuerza y espionaje. Sin embargo, Cortés sabía que en Tlaxcala debía adoptar una estrategia más contundente. Los informes de los espías de Cortés confirman que se trata de un pueblo belicoso y celoso de su independencia, por la que llevan luchando largo tiempo frente a sus enemigos ancestrales, los aztecas.

El choque inicial con los tlaxcaltecas es mediante el lenguaje de las armas. Y la derrota es tan brutal e inesperada para la numerosa tropa tlaxcalteca, que por un momento los sorprendidos jefes de Tlaxcala temen lo peor. Pero Cortés saca a relucir su inmenso tacto y sentido político; en vez de humillarlos y someterlos, se reúne con ellos, lamenta el choque armado inicial, y generosamente ofrece una alianza frente a los aztecas. Los jefes de Tlaxcala se consuelan, pues, con este pacto, con el que van a poder llevar la guerra a sus odiados enemigos aztecas, junto con esta temible tropa de españoles que les ha vencido con rotundidad. Se sella esta alianza sin oposición alguna, pues lo de Tlaxcala intuyen que estos españoles no van a detenerse ante nada, y que las cosas van a cambiar sin remedio.

La alianza con Tlaxcala funcionó sin problema en el posterior camino a México-Tenochtitlán, en la batalla de Cholula, así como durante la delicada diarquía entre Cortés y Moctezuma. Hasta este momento la postura de los de Tlaxcala es de fidelidad, pero perfectamente puede achacarse a un mero pragmatismo político; simplemente, estaban junto a quien aparecía con la cartas ganadoras.Y sin embargo, luego se demostraría que los tlaxcaltecas habían dado a su palabra un sentido del honor muy hispánico. Y este es el matiz sobre el que deseo rendirles tributo histórico.

Sabemos que una vez que Cortés sorprende en una rápida y magistral razzia a la superior y más potente tropa de Pánfilo de Narváez, las cosas en la ciudad lacustre de México se han ido complicando en exceso. Al mando de la guarnición había quedado Pedro de Alvarado, conquistador de idéntico valor temerario a Cortés, pero dotado de menos habilidad negociadora y tacto diplomático. Su carácter impulsivo explota cuando presencia uno de esos horribles ritos de sacrificios humanos, y frente a la anterior política de tolerancia transitoria de Cortés, acude espada en mano a uno de estos templos llamados teocatli, dando lugar a la matanza del Templo Mayor. La consecuencia es que cuando Cortés regresa con su reforzada hueste tras reducir a Pánfilo de Narváez, se encuentra la ciudad de México con el ambiente muy caldeado, con una amenaza inminente de rebelión. Esta acaba finalmente por materializarse, y la tropa española, junto con sus contingentes de aliados, decide acometer una salida ordenada y rápida, antes de quedar encerrados en esa temible ratonera en que estaba derivando la ciudad de México. Lo que después acontece lo conocemos; pasa a la Historia con el sencillo pero descriptivo nombre de la Noche Triste.

Sigamos. La tropa española y aliada ha salido muy mermada y debilitada de la huída de la ciudad del lago. Y tras una larga caminata, al llegar a los llanos de Otumba, observan con terror a todo el ejército azteca, confiado en aplastar por su fuerza numérica a esta reducida hueste de Cortés, agotada y supuestamente desmoralizada tras la Noche Triste. Evidentemente, no habían asimilado el espíritu de superación y de sacrifico de Cortés y sus hombres. Sacando fuerzas de donde no parecía haberlas, los españoles de Cortés se juegan el todo por el todo, y sorprendentemente consiguen la victoria para las armas españolas en las llanuras de Otumba.

Los de Cortés tienen pues un respiro momentáneo. Parece que, pese a los malos tragos padecidos, pese a las tremendas pérdidas sufridas, pese a todo, con la derrota azteca en Otumba van a poder vivir para contarlo. En esto, que la agotada hueste de Cortés deja atrás los campos de Otumba, y se adentra en las estribaciones del volcán Iztaccíhuatl. Y es entonces cuando los exploradores de avanzadilla advierten de la llegada de una numerosa tropa de indíos, al parece, un segundo contingente azteca. Los españoles se miran entre sí, y ahogan su temor a duras penas Su cansancio y debilidad tras la gesta de Otumba es ya considerable, y saben que enfrentarse a un nuevo ejército azteca es sencillamente la muerte, y no cualquiera, sino la dolorosa y lenta muerte en los sangrientos teocatli aztecas. Es de suponer que muchos de ellos rezarían de rodillas por un milagro, algo que les salvara de tan horrible destino. En cualquier caso, la tropa se dispone a formar en línea defensiva, en la oscuridad de la noche mexicana, y resignadamente espera la llegada de sus verdugos. Los minutos pasan, el estruendo de la tropa que se aproxima crece, y la tensión aumenta en los rostros de esos españoles. En ese momento, aparece un jinete explorador español cabalgando desde la dirección en que se escucha a la tropa enemiga acercándose; viene gritando a toda voz unas palabras que provocarán el llanto en esos españoles ya resignados a morir, unas palabras que son esperanza de vida: "¡Son los de Tlaxcala! ¡Son los de Tlaxcala! ¡Acuden en nuestro auxilio!". Las avanzadillas de los tlaxcaltecas encuentran a una tropa de españoles agotada físicamente, clamando al Cielo con lágrimas en los ojos, e implorando alimentos después de largas jornadas de ayuno y tensión.

Los aguerridos tlaxcaltecas cumplieron la palabra dada. Ni por un momento pensaron en revocar unilateralmente su alianza con la tropa española de Cortés; antes al contrario, al recibir las primeras noticias de la debacle española en la Noche Triste se aprestan a organizar un ejército de rescate. Y una vez rescatados los españoles de Cortés, los escoltan hasta la propia ciudad de Tlaxcala, en donde reposarán, las heridas serán sanadas, y lo que es más importante: Cortés aprovechará el descanso en Tlaxcala para organizar su vuelta a México, ahora en serio y provisto de moderna artillería y maquinaria, con un ejército profesional, y con unos cada vez más compenetrados contingentes de tlaxcaltecas, cuya efectividad militar y valor es muy apreciado pos sus instructores españoles. Sin el concurso fiel de los aliados de Tlaxcala, el Virreinato de la Nueva España, el México actual, no hubiera sido lo que hoy es.



_________________
"Haz lo que quieras, Cristo no olvida a los suyos. Teñirás, si quieres, la espada con mi sangre. Pero no mancillarás mis miembros con la lujuria".
SANTA INÉS, VIRGEN Y MÁRTIR DE CRISTO, ANTE EL JUEZ QUE LA AMENAZÓ CON EXPONERLA EN PÚBLICO EN UN BURDEL.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Regalista hispano
Site Admin




Registrado: 20 Dic 2010
Mensajes: 1138




MensajePublicado: Mie Ago 31, 2011 9:10 am    Asunto: Responder citando

Interesante y bonita historia que no conocía. Buen aporte, Wad.



_________________
¿Tu verdad? No, la Verdad, y ven conmigo a buscarla. La tuya, guárdatela.

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Furia Española
Site Admin




Registrado: 20 Dic 2010
Mensajes: 747




MensajePublicado: Mie Ago 31, 2011 10:54 am    Asunto: Responder citando

Excelente aporte, sí señor.

Saludos.



_________________
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
wad ras





Registrado: 31 Dic 2010
Mensajes: 518
Ubicación: Granada (España)



MensajePublicado: Jue Sep 01, 2011 7:16 am    Asunto: Responder citando

Gracias, chicos. Desde jovencito me deleitaba con las lecturas de la espectacular expedición de Cortés, y uno de los aspectos que más me llamó la atención es la fidelidad de Tlaxcala en los momentos más oscuros, justo cuando la empresa española pendía de un hilo. Salvando las diferencias, sucedió otro tanto durante el célebre Motín de los Cipayos de 1857, en la India gobernada por la Compañía Británica de las Indias Orientales, cuando en plena debacle de rebeliones masivas, deserciones, amotinamientos y asedios a las reducidas guarniciones británicas, los temibles gurkhas, respetando escrupulosamente la palabra de honor dada a los británicos, acudieron raúdos al rescate, justo en el momento decisivo. Ni que decir tiene, los británicos colmaron de honores, prerrogativas y menciones a los gurkhas, en cuyos antiguos cuarteles rezaba el mejor homenaje que los británicos podían tributarles; la frase "amigos más fieles jamás los hubo".



_________________
"Haz lo que quieras, Cristo no olvida a los suyos. Teñirás, si quieres, la espada con mi sangre. Pero no mancillarás mis miembros con la lujuria".
SANTA INÉS, VIRGEN Y MÁRTIR DE CRISTO, ANTE EL JUEZ QUE LA AMENAZÓ CON EXPONERLA EN PÚBLICO EN UN BURDEL.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Portal » Foros de discusión » Historia de España » Edad Moderna Todas las horas son GMT + 1 Hora
Todas las horas son GMT + 1 Hora
Página 1 de 1


 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro




Mapa del sitio - Powered by phpBB © 2001- 2004 phpBB Group
Designed for Trushkin.net | Styles Database

Foro gratis | foros de Politica | | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo


Free counter and web stats